18/07/2019 | Por Carles

¿Qué detalles debo tener en cuenta para saber cómo imprimir un libro?

Puede que alguna vez te hayan encargado la maquetación de un libro y te hayan pedido consejo para definir los detalles necesarios para una impresión óptima y, aunque no hubiese pasado todavía, es muy posible que te pase en el futuro. Por este motivo te explicamos cuales son los principales detalles a los que hay que prestar atención cunado estés pensando en cómo imprimir un libro.

¿Qué debo tener en cuenta a la hora de imprimir un libro?

La producción de un libro es un proceso complejo que no se empieza y termina de la noche a la mañana. Es importante saber qué es lo que queremos transmitir y a qué tipo de cliente nos dirigimos. Es por eso, que a la hora de plantearnos cómo imprimir un libro, hay una serie de aspectos que hay que tener en cuenta como por ejemplo el papel, el diseño del producto, la maquetación, la tipografía o conseguir diseño de portada impactante. Todos estos elementos, siempre tienen que tener un fin común que es el de de transmitir nuestro mensaje a nuestro público objetivo.

La maquetación: ¿está todo en su sitio?

Una vez terminado el libro, empieza la fase de maquetación. Es un proceso realmente importante, ya que una vez hayamos dado el visto bueno, tendríamos que volver a rehacerlo todo para cambiar la maquetación de nuestra obra, es por eso que hay que tener muy claras las medidas de nuestro libro antes de empezar a maquetar.

Hay dos aspectos claves a la hora de maquetar un libro y que son los siguientes:

  • Medidas concretas del libro: Algunos de los formatos de papel más frecuentes son DIN A4, A5 o 170mm x 235mm.
  • Definir el tipo de impresión: Digital u Offset. Dependiendo el número de ejemplares que tengamos previsto imprimir y del tamaño del libro, deberemos optar por una u otra. Por ejemplo, hasta 500 ejemplares aprox. nos saldrá más a cuenta la impresión digital pero para una tirada de mayores ejemplares, deberemos utilizar la impresión offset.

Núm de páginas y cantidades

Como comentábamos en el punto anterior, a la hora de definir cómo imprimir nuestro libro, es importante tener en cuenta el número de páginas que tendrá y la cantidad de ejemplares que vamos a llevar a impresión.

Es importante saberlo para definir el tipo de gramaje y poder calcular el grosor del lomo.

Tipo de papel y gramaje que se va a emplear

Hay dos grandes grupos de tipos de papel: estucado y offset (no estucado). Para la impresión de libros suele utilizarse el papel no estucado, también llamado offset.

Otro aspecto importante a la hora de cómo imprimir un libro, es definir el gramaje del papel que utilizaremos.

El gramaje es la medida más común para definir el peso del papel. Se define por g/m2, por lo que si decimos que un papel tiene un gramaje de 80 gramos, nos estaremos refiriendo a que por metro cuadrado, ese papel pesa 80 gramos. Por lo tanto, el tipo de papel que elegiremos también vendrá definido entre otros aspectos, por el resultado de reproducción que buscamos de las imágenes que incluyamos en dicho libro.

¿Qué tintas vamos a usar (¿4+4, pantone, b/n?, …)

Uno de los puntos importantes para decidir cómo imprimir nuestro libro es la elección de las tintas. Suele depender de si en el libro que vamos a imprimir hay imágenes o no. En el caso de que en nuestro libro haya fotografías o imágenes en color, utilizaremos la impresión 4+4, pudiendo optar por una protección superior o una tinta extra pantone utilizando un tipo de impresión 5+5. Si por el contrario, en nuestro libro no hay imágenes, es decir, se trata solo de texto, utilizaremos la impresión 1+1 (negro).

¿Le voy a dar algun acabado especial (plastificado, barniz, UVI reserva, otros,…)?

También hay que tener en cuenta los acabados finales, por ejemplo, de la cubierta. Normalmente, para protegerla, se utiliza un plastificado que puede ser de brillo, mate o antirrayado. En la cubierta, además, también se puede aplicar la reserva UVI, que se trata de un barniz que se aplica en ciertas partes para resaltarlas buscando habitualmente el contraste mate-brillo.

¿Qué tipo de encuadernación es la más adecuada a mis necesidades?

La elección de la encuadernación depende mucho del tipo de libro que uno quiera producir.

Básicamente hay 2 planteamientos de encuadernación de libro:

  • Tapa Dura
  • Rustica (Tapa_Blanda)

El tapa dura sirve para publicaciones de presencia y tiene un coste significativamente más elevado que los de tapa blanda.

Dentro de los tapa blanda, se puede elegir entre rustica o cosida (cuando queremos que el libro esté encuadernados en pliegos cosidos o bien encolados/pur). Los encolados/pur son los más económicos aunque no facilitan una apertura cómoda/fácil del libro como sí lo permite el rustica-cosida.

Para decidir, primero debemos pensar en cómo nos gustaría que fuese nuestro libro y qué tipo de lectura queremos que sea. En función de esto podremos seleccionar la encuadernación más adecuada en cada caso.

Estos son los principales detalles a los que prestar atención a la hora de preparar un libro para la impresión. La mayoría de ellos son aplicables a otros productos gráficos que comparten similitudes, como los catálogos o las revistas.