23/05/2019 | Por Carles

Diseño de marca: en qué consiste y de qué elementos se compone

Las grandes marcas se reconocen por sus logotipos, tipografías o formas de presentar los contenidos. Esto es lo que se conoce por diseño de marca y no puede ser tomado a la ligera, puesto que de ello va a depender la confianza de los usuarios y que elijan tu producto por encima de otros de la competencia. A continuación, te explicamos en qué consiste y qué elementos incluye.

En qué consiste el diseño de marca

El diseño de marca o branding es un concepto que engloba a varios elementos y cuya misión es darle una identidad definida y personalizada a la marca, muy en línea con la identidad corporativa visual. Se inicia desde la elección del nombre comercial y llega a todos los detalles, grandes o pequeños, con los que se pretende construir una identidad.

Es importante que ese aspecto sea trabajado de manera consciente y con mucha calma. Tanto el nombre comercial, como los colores o los logotipos, incluso las tipografías que se elijan, van a formar parte de la imagen global que la empresa proyecta a los clientes. Destacar por encima de la competencia es el objetivo principal a cumplir con ello, pero también el de dotar a la empresa de unos valores y filosofía propios, que es recomendable que coincidan con los de su target.

Antecedentes del diseño de marca

Podría citarse a los ganaderos como los primeros usuarios del diseño de marca. Ya en el Antiguo Egipto y durante el Imperio Romano, cada animal era marcado a fuego con un objeto ardiente. Allí se representaba el nombre o la imagen de su dueño, ofreciendo una información que iba más allá de la que podían tener otros productos. Sabiendo quién era el proveedor del ganado, se conocía su origen, si los animales eran bien alimentados y si estaban protegidos de enfermedades.

Con la llegada de la Revolución Industrial y la competencia entre los productores, los signos gráficos identificativos comenzaron a cobrar un protagonismo importante. Es entonces cuando la identidad de la empresa comienza a tener protagonismo y el público comienza a asociar los valores de la marca con los suyos propios.

Qué elementos componen el diseño de marca

Dentro del proceso del branding, el primer paso será la elección del nombre comercial. Algo que muchos piensan internamente en la empresa aunque también hay quién decide encargarlo a empresas cuyos servicios van destinados a la creación de un nombre para la marca que sea realmente atractivo y esté dotado de significado.

El segundo paso, y que es sumamente importante para dotar de identidad propia a la marca, es el diseño del logotipo. Los responsables del diseño gráfico y corporativo tendrán que escoger los elementos que incluirá, los colores y su aplicación es el principio de todo el diseño de la marca. Veamos qué elementos hay que tener en cuenta para dotar de una identidad propia a la empresa.

Valores

Antes de comenzar a trabajar con el diseñador gráfico es importante definir los valores de la empresa. Así se podrá desarrollar una imagen acorde a los mismos, evitando que el consumidor se sienta confundido.

El logotipo

Como ya se ha explicado, es la imagen visible e identificable de la marca. En él, la frase “una imagen vale más que mil palabras” es más importante que nunca, ya que transmite los valores de la empresa de un vistazo.

Además, hay que pensar en las aplicaciones que tendrá. Habrá un logotipo principal con los colores de la empresa, pero además habrá que realizar las versiones en negativo, en escala de grises, reducida para formatos más pequeños o incluso a una sola tinta para poder ponerlo en sellos o vinilos.

Colores

De no ser concretado el color corporativo, se corre el riesgo de que los valores que se intenten transmitir sean confusos. Es importante definir qué color o colores van a representar a la empresa y no moverse de ellos.

Tipografía

Al igual que los colores, las tipografías transmiten valores, por lo que siempre habrá que respetar las que se hayan elegido para no causar confusión en el público.

Aplicaciones

A la hora de diseñar la imagen hay que pensar en dónde van a utilizarse esos colores, logotipos y tipografías. Los manuales de estilo están creados para que, a la hora de diseñar un elemento propio de la marca, se respeten los valores iniciales de la misma. La imagen de las redes sociales o de la web, así como la cartelería, la señalítica y demás aplicaciones deberán quedar bien definidas.

La papelería corporativa, el mejor ejemplo de diseño para tu marca

La papelería corporativa sigue cobrando una importancia especial a la hora de ofrecer una imagen concreta de la empresa. Tarjetas de visita, catálogos, libros corporativos, sobres o papel de carta son algunos de los elementos que se incluyen y que deben dar la misma imagen que queríamos proyectar en todo el proceso anterior. Contar con profesionales para su creación e impresión, que respeten los colores y las líneas a seguir, es fundamental para definir aún más el diseño de marca.