21/02/2019 | Por Carles

Impresión offset o digital: en qué se diferencian

Offset y digital son las tecnologías de impresión que se utilizan en la actualidad de forma mayoritaria. Ambas tienen puntos a favor y puntos en contra, por lo que no es una decisión que se tome a la ligera. Cada proyecto requiere de ciertas especificaciones que se cumplirán de forma más satisfactoria con uno u otro tipo de impresión. De hecho, hay algunos trabajos que requieren de una impresión conjunta de offset y digital, como explicaremos más adelante. Por todo esto siempre es recomendable dejar la decisión de qué tipo de impresión utilizar en manos de los técnicos de la imprenta, puesto que son quienes mejor conocen las técnicas productivas y los materiales.

Qué entendemos por impresión offset

La impresión offset es aquella que utiliza tinta líquida, planchas metálicas y una maquinaria compleja que traslada la tinta al papel. El tamaño de esas máquinas variará dependiendo del tamaño de los pliegos que han de imprimirse. La calidad suele ser mayor que en la impresión digital, y el impacto físico en el papel es menor. Además, la maquinaria que se exige para este tipo de impresión es generalmente de gran tamaño, llegando muchas veces hasta los 70×100 centímetros.

Qué es la impresión digital

La impresión digital no necesita grandes máquinas, ni planchas y no tiene coste alguno añadido. Se basan en una reproducción exacta por parte de la máquina de lo que le enviamos desde el ordenador. El resultado es fiel a lo dibujado, aunque la calidad final de la impresión puede ser inferior a la lograda en ciertas técnicas del offset, como la usada con tramas estocásticas. Sus costes de arranque, eso sí, son mucho menores. Además, presenta otra ventaja, como es la del tiempo. La impresión digital no exige que la tinta seque (ya sale seca de la máquina) por lo que resulta mucho más inmediato y puede ser adecuado en caso de trabajos urgentes. Éstos deberán ser, forzosamente, de tamaño inferior a los de la impresión offset, porque la digital solo admite impresos de hasta 50×70 centímetros, por norma general.

Diferencias entre la impresión offset y digital

Sin duda la mayor virtud de la impresión offset vendrá en el aspecto económico. Con el offset se pueden imprimir muchos ejemplares a gran calidad en poco tiempo y de forma muy barata. Por contra, la impresión digital resulta más económica en tiradas pequeñas, porque el coste inicial de arranque es mucho menor. Por ello esta segunda será la adecuada cuando tengamos que imprimir pocos ejemplares de cada trabajo (tarjetas de visita, por ejemplo), mientras que offset encontrará su razón de ser en tiradas mayores. En líneas generales podríamos indicar que a partir de 500 ejemplares de un libro (o 2000 de un folleto) es más rentable económicamente utilizar la impresión offset.

La impresión digital tiene una segunda ventaja, y es que permite una mayor personalización de lo que se va a imprimir. Esto puede resultar interesante en trabajos artísticos o en aquellos acabados que se pretenda queden con una imagen más artesanal. Pese a ello hay que indicar que la calidad final resulta generalmente inferior a la lograda con una impresión de tipo offset, por lo que en ocasiones se sacrifica el aspecto “creativo” para conseguir una uniformidad y acabado mejores en el producto final. También será la digital la forma adecuada de impresión cuando el trabajo revista cierta urgencia, porque la tinta sale ya directamente seca de la máquina.

Existe, además, una tercera opción que debes de tener en cuenta, que es utilizar la impresión personalizada con dato variable para los elementos más creativos y “diferentes” del trabajo (como la portada, por ejemplo) y usar para el interior del libro la impresión offset, beneficiándote entonces las ventajas de ambas. Eso sí, deberás calcular muy bien números, tamaños y materiales para que esta impresión “conjunta” te sea rentable y no se vaya de tus manos.

Como hemos mostrado no es posible decir que una impresión es mejor que otra entre las opciones de offset y digital, sino que cada una está más indicada para unos u otros trabajos. Saber seleccionar cuál es la impresión correcta antes de empezar con el proceso es, pues, una decisión de capital importancia que siempre es recomendable dejar en manos de los expertos en impresión.

Etiquetas: impresión, Productos