13/09/2019 | Por Carles

Diseñando las solapas de un libro: qué información deberemos incluir

Entre las distintas partes de un libro encontramos las solapas. Las solapas de un libro crean en ellos unas prolongaciones laterales de la cubierta que se dobla hacia el interior. En ellas, se imprime siempre una información extra a la de la contraportada. Generalmente, esta información incluye la foto, los datos de autor, otras obras publicadas, etc. Sin embargo, la información que aquí se ubica se suele referir más al autor y a las circunstancias que lo rodean, y no al argumento del libro.

Habitualmente no contienen detalles relevantes de la trama, sino elementos como otras obras que ha escrito o detalles curiosos sobre su vida, lo cual en muchas ocasiones es determinante para que el lector se decida a comprar el libro cuando está indeciso tras estudiar la contraportada.

Qué son las solapas de un libro

Las solapas de los libros son elementos que dependen de las necesidades que tenga el autor o de la editorial propia, y siempre es una elección opcional. No obstante, se debe tener en cuenta que, la mayoría de las veces, incluir una solapa suele ser positivo.

Las solapas de los libros, como se ha mencionado, son prolongaciones que se doblan hacia dentro. Es ahí donde el lector puede encontrar más información y es por eso por lo que suele ser una opción útil y adecuada. Además de las circunstancias, o de otras obras del autor, en muchas ocasiones se encuentran detalles curiosos sobre el libro que incitan definitivamente a comprarlo.

Qué información se incluye en las solapas de un libro

En las solapas de los libros se incluye información que ayuda a tomar o no la decisión de comprar el libro. Es decir, es una información ampliada sobre el libro, y esto puede ser porque se incluya en él un resumen más grande o una sinopsis mayor o bien porque se incluyan críticas de los editores y los expertos. También, en las solapas se suele añadir una información mayor sobre el escritor o la escritora. No solo sus otras obras publicadas o su biografía, también su página web y su fotografía.

Cómo diseñar las solapas de un libro

Las solapas deben ser concisas y tener un tamaño de letra adecuado que no haga al lector sobreesforzarse para leerlas. Se suelen diseñar alargándose la propia portada hacia adentro en los libros de tapa fina y, si no, en la cubierta de los de tapa gorda. Lo ideal es que incluyan algún dibujo, detalle o alguna foto que llame la atención y que no sean todo letras, aunque tampoco debe estar sobrecargada.

Además, las solapas de los libros cumplen una doble función, pues suelen reutilizarse como marcapáginas para el lector, por lo que deben tener una anchura adecuada, ni demasiado extensa ni demasiado corta, acorde al tamaño del libro.

En qué casos es útil incluir solapas en un libro

No siempre es útil realizar una solapa, aunque lo cierto es que en la mayoría de los casos resulta beneficioso. Si no se quiere añadir más información que la que está en la contraportada y dejar un halo de misterio, no deberemos incluirla. No obstante, poner una solapa en el libro aporta información fácil y rápida, incluyendo detalles que hacen más atractivo el libro para el lector.

Las solapas de un libro son oportunidades únicas para señalar a los lectores motivos que le lleven a elegirlo. Es decir, una solapa es siempre un diálogo entre el lector y el editor, una explicación de por qué debe elegir ese libro entre las numerosas posibilidades.

Otros productos que también pueden incluir solapas, aunque la información que se incluya en ellas se tratará de forma distinta, son los catálogos, las revistas y las agendas personalizadas.