30/08/2019 | Por Carles

Cómo maquetar un libro: los puntos que no puedes descuidar

Cuando nos ponemos a maquetar hay miles de detalles a los que debemos prestar atención. Estos son los puntos que deberás tener en cuenta cuando estés maquetando un libro para mandarlo a imprenta para que todo salga perfecto a la primera.

Definir formato y tipografía

Para maquetar un libro, hay una serie de parámetros que hay que tener muy claros antes de enviarlo a la imprenta para su producción final.

Lo primero que hay que tener claro y que será la base a partir de la cual definiremos los siguientes puntos es el formato del libro.

La tipografía también es uno de los elementos básicos a definir en la maquetación de un libro. Hay algunos autores que eligen utilizar distintos tipos de tipografías en diferentes aspectos del libro para conseguir ciertos efectos.

De todos modos, las tipografías más utilizadas son las Serif, ya que son las más indicadas especialmente para libros extensos.

Los márgenes

En la maquetación de libros también es importante establecer los márgenes mediante retículas. Esto consiste en definir los márgenes y el espacio para la caja de texto.

Hay varios sistemas para establecer las proporciones de la retícula donde irá la caja de texto pero uno de los más sencillos es crear el espacio de la caja de texto en el centro de la página y crear una segunda alrededor un poco más grande para así tener espacio para la encuadernación y el número de página.

como-maquetar-un-libro-proprintweb

Páginas de cortesía

Las páginas de cortesía, son aquellas que se encuentran al inicio de un libro y que sirven para añadir información como presentaciones, dedicatorias o agradecimientos entre otros.

Por lo tanto, hay que tener en cuenta cuando queramos maquetar un libro, que las primeras páginas irán elementos como: título de obra y autor, editorial, imprenta, copyright, dedicatorias, prólogos y algunas páginas en blanco para separar estos elementos.

Así pues, aunque es un número orientativo, en la maquetación de libros, aproximadamente las 10 primeras páginas se utilizarán para incluir los elementos mencionados anteriormente y, otro detalle importante, es que estas nunca llevarán número de página.

Encabezados de capítulos

Dependiendo del tipo de libro que queramos, es posible que al empezar cada capítulo haya un título, un número o simplemente un espacio.

Es importante tener en cuenta que por regla general, especialmente si se tratan de novelas, casi siempre los capítulos empezarán en la página impar, es decir en la página derecha.

Por lo tanto, a la hora de maquetar un libro, es importante tener en cuenta estos aspectos y revisar en las novelas que tengamos por casa cómo se estructuran para así hacernos una idea de cómo queremos tratar este aspecto.

Paginación

Para maquetar un libro, hay que tener en cuenta y pensar el diseño de las páginas con visión de doble página. Por lo tanto, para establecer los márgenes y el número de página, deben considerarse tanto la página izquierda como la derecha. “Pensar” en doble página nos ahorrará problemas a la hora de encuadernar el libro.

Además, hay que tener en cuenta que las páginas en blanco se cuentan pero no llevan número de página.

Justificación de texto y guiones

Uno de los elementos que lleva más trabajo en la maquetación de un libro es la justificación del texto. Generalmente, los textos en los libros están justificados para que no aparezca el llamado “efecto sierra” al final de cada renglón de texto, aunque debido a esta justificación, también pueden quedar espacios en blanco demasiado grandes entre palabras o letras.

Esto se soluciona utilizando un texto corrido y haciendo uso de los guiones al final de los renglones que lo precisen. Es un detalle importante en la maquetación de libros que le dará a nuestro ejemplar más profesionalidad.

Índice

El índice, es un elemento importante a la hora de maquetar un libro. No existen unas reglas establecidas en la maquetación de un libro para el índice, ya que puede ir a principio o al final del libro (aunque tradicionalmente ha ido más al final) y la página en el que se sitúa puede estar numerada o no.

Conclusión

Para maquetar un libro, como hemos visto, hay algunas normas, reglas o tendencias más claras como la numeración de páginas o las páginas de cortesía pero en cambio otras que son de un gusto más personal como el índice. También hay que tener en cuenta el aspecto económico en la maquetación de un libro para valorar si realmente nos merece la pena imprimir el libro en color o en blanco y negro, ya que los costes son muy distintos.

Por lo tanto, según el tipo de libro que queramos y nuestro presupuesto, optaremos por una cosa u otra pero siempre respetando y teniendo claro una serie de aspectos muy básicos como los descritos anteriormente.

Para más artículos sobre como maquetar revistas, información sobre encuadernaciones y muchos otros temas interesantes no dudes en echar un ojo a nuestro blog.

Etiquetas: diseño