Blog

InicioBlog › Consejos para el diseño de la cartelería exterior

Newsletter

En nuestra publicación digital informática periódica, encontrarás artículos de interés donde descubrirás nuestras promociones y últimas noticias

28/03/2019 | Por Carles

Consejos para el diseño de la cartelería exterior

La cartelería exterior que diseñan los profesionales de las artes gráficas es uno de los medios que movilizan para llegar a sus clientes potenciales. En esta entrada explicamos por qué resulta muy efectiva.

Cartelería exterior para publicidad

El cartel es uno de los medios más utilizados en las estrategias de publicidad desde siempre, junto a otros como los flyers, las carpetas personalizadas o los folletos plegados (aquí puedes ver algunos consejos para diseñar folletos plegados). Desde campañas políticas hasta productos como refrescos, este medio de comunicación siempre ha estado en la vida de la gente y ha contribuido a que los productos o servicios que se promocionan en el mismo ahonden en la conciencia de las personas.

Este medio es una de las herramientas de los publicistas con la que consiguen impactar más y llamar la atención del público. Combinando imágenes y palabras son capaces de calar muy profundo en el cerebro y hacer que una persona cambie de idea.

Un cartel digno de su nombre es aquel que consigue cautivar al público y convencerlo completamente de que la compra que va a realizar es acierto. Este cartel debe informar, presentar el producto, dar una imagen de marca de la empresa e, incluso, transmitir una sensación de oportunidad única que cautive al consumidor.

No obstante, para que un cartel pueda cumplir con todos estos objetivos debe ser impactante, sorprendente y debe favorecer la reflexión sobre lo anunciado. Al fin y al cabo, la cartelería exterior compite con otros cientos de estímulos por captar la atención de los transeúntes.

A continuación, se exponen 5 consejos básicos que se deben seguir si se desea confeccionar un cartel con estas características.

Dirigir el mensaje a un sector determinado

A la hora de crear un cartel, se debe tener en cuenta el sector de la población al que va dirigido, puesto que si a priori el producto anunciado está diseñado para un segmento de la población, dicho target será la fuente principal de clientes para el producto.

No se debe diseñar un cartel sin haberse planteado con anterioridad a qué sector de la población va orientado. En el momento de crear un producto se debe pensar en quiénes son los clientes potenciales con una mayor probabilidad de compra. No en vano, esta información ha de tenerse en consideración a la hora de llevar a cabo el diseño del cartel con el que se quiera promocionar dicho producto.

En cartelería exterior es preferible usar imágenes originales

Para conseguir el impacto deseado en nuestro público objetivo es preferible utilizar imágenes o ilustraciones que no se hayan visto nunca, siempre que el contexto del mensaje así lo permita. Un diseño copiado o repetido puede desencadenar el aburrimiento del cliente cuando precisamente lo que debe generar el cartel es impacto por aquello que se ve.

El cartel debe transmitir un mensaje. Sin embargo, no solo puede hacerlo a través de las palabras, las imágenes desempeñan un papel significativo al poseer la capacidad de completar el mensaje y reforzarlo.

Recurrir a los sentimientos

Este consejo actúa como un arma de doble filo. Si se emplea adecuadamente es posible llegar a lo más hondo del alma de una persona, lo que se traduce en un cliente fiel a la empresa.

Hay diseñadores que emplean como recurso apelar a ciertos sentimientos para construir sus mensajes, haciendo que su imagen publicitaria quede vinculada a algo positivo y que conmueve.

No obstante, esta estrategia también comporta un aspecto negativo, y es que si no se hace correctamente es posible generar cierta indignación en el sector de la población al que va dirigido al tomarlo como una enorme falta de respeto. Por tanto, este es un recurso que hay que utilizar con cautela y respeto y midiendo bien las posibles consecuencias. Hay que procurar ponerse en la piel del público para comprender la manifestación de todo tipo de reacciones.

Usar mensajes sencillos

Existen campañas de publicidad con cartelería exterior muy simples que han triunfado logrando que el producto que promocionan sea vendido en todo el mundo.

Por ejemplo, un eslogan puede hacer que un cartel venda por sí solo. Este debe ser fácil, breve y entendible por todos. El diseño de la tipografía y su tamaño deben ser acordes a la imagen del producto y a la identidad corporativa visual de quien lo comercializa con el fin de crear una imagen de marca reconocible.

En definitiva, la cartelería exterior proporciona un mundo de posibilidades para acceder a la mente de las personas y hacerles saber que el producto que promocionan representa una buena compra.

¿Qué te ha parecido? ¿Has echado de menos algún consejo? Si es así déjanos un comentario.

Etiquetas: marketing, publicidad