23/03/2021 | Por Maria

Todo sobre el diseño editorial

La estética es casi tan importante como el contenido, por lo que el diseño editorial está más de actualidad que nunca. Cada vez los lectores buscan formatos que les parezcan atractivos, y esto nos lleva a replantearnos que es el diseño editorial.

¿Qué es el diseño editorial?

Es la rama del diseño que se encarga de la creación de diseños, tanto estéticos como funcionales para el lector. El equilibrio entre contenido interior y forma exterior es vital para que el estilo facilite, además, la legibilidad de la obra.

¿Para qué sirve el diseño editorial?

La manera de editar un libro u otra publicación tienen en cuenta el proceso de lectura del cerebro humano. Cuando trasladamos el texto a un formato, buscamos que el diseño cumpla un papel estético y funcional. La forma y el contenido son importantes para que las ideas se transmitan correctamente y que queden en el recuerdo del lector.

La portada es lo primero que vemos al escoger un libro. Antes incluso de leer la sinopsis, es lo que capta nuestra atención. Se trata del primer punto en el que el diseño editorial debe de emplearse a fondo. Dependiendo del tipo de libro, hay que tener en mente que el diseño de portada puede tener una relación directa en muchas decisiones de compra (por ejemplo, en los cuentos infantiles).

Los aspectos comunes del diseño editorial:

El diseño editorial se basa en varios apartados que deben de desarrollarse de manera equilibrada.

  • El formato: El diseño editorial de libros debe anhelar que el contenido esté repartido de forma correcta. Si se trata de una obra narrativa, es fundamental que la información esté organizada de manera que sea fácilmente compresible. Cuando hablamos de otro formato, como la poesía, tendremos que utilizar los recursos formales que faciliten al lector legibilidad y confort.
  • La retícula editorial: La retícula es el esquema, geométrico si queremos llamarlo, que se utiliza para organizar las líneas de contenido. De manera invisible, agrupa a todas los puntos de partida de los párrafos.
  • Caja tipográfica – el marco de la página: El equivalente estético es organizar la información de una manera esquemática que guíe al lector. Párrafos y columnas pueden ser muy útiles para conseguir esto. Se deben respetar siempre los márgenes y el espacio que queda a los lados.
  • Legibilidad tipográfica: Los diferentes tipos de letras cumplen funciones distintas. Es frecuente usar un tipo de letra para títulos, otra para subtítulos, luego uno para el cuerpo de texto y otro para las acotaciones. Existen varios tipos de familias tipográficas que se emplean en libros grandes, de bolsillo, periódicos, revistas, etcétera. De hecho, según el público objetivo existirán tipos de letra más o menos recomendables de usar.
    El color empleado en estas tipografías suele ser el negro, ya que sobre blanco es el color más legible. No obstante, para algunos títulos y esquemas, pueden usarse tintas de colores que llamen la atención del lector.
  • La imagen: Las imágenes también son importantes. Deben situarse lo más cerca posible del texto al que hacen referencia para que no se pierda el significado. Si queremos mostrar una serie de imágenes, como cuando se utiliza una colección de fotos históricas, es importante utilizar una especie de índice. Así, podremos identificarlas. Esto es especialmente importante cuando tenemos fotografías de personajes. Se debe colocar alguna anotación al margen o en el pie detallando quién es quién. Todo esto entra dentro de las normas básicas de la edición editorial.
  • Otros elementos gráficos y su impresión: Los editores también tienen en cuenta el tipo de papel empleado. Para producciones masivas y en formato de bolsillo, suelen utilizar un papel fino y poco delicado. Sin embargo, si la obra contiene imágenes a color, infografías, como en las revistas, el papel debe ser satinado para poder garantizar al máximo el contraste de la reproducción de estas.

Para controlar de algún modo el diseño editorial de tu libro que quieras auto publicar, aconsejamos que antes de contratar al maquetador, diseñador de cubierta y ilustrador se prepare un buen “brief”. El “brief” es un documento que debe recoger todas las indicaciones de la tarea subcontratada así como también las particularidades o ideas que el autor pueda tener en su cabeza. Es aconsejable completar este documento con ejemplos gráficos para así facilitar el trabajo a esos colaboradores, y poder garantizar que la primera versión ya sigue el patrón que el autor quiere de conseguir de su obra.

Artículos relacionados

Ideas para calendarios de sobremesa impactantes
Ideas para conseguir calendarios de sobremesa impactantes

Sorprender a tus clientes es fundamental para que te recuerden. En la actualidad estamos expuestos a miles de mensajes en...

Campañas Marketing
Leer más
Ideas para imprimir calendarios originales ProPrintweb
5 ideas para imprimir calendarios sobremesa originales

Después de la vuelta del verano las empresas ya están pensando en la campaña de Navidad y el año próximo....

Campañas Marketing
Leer más
tipografia carteles 1024x683
La mejor tipografía para carteles de empresa

La tipografía para carteles puede condicionar, y mucho, el resultado final del mensaje que se pretenda transmitir. Incluso en el...

Diseño
Leer más