Blog

InicioBlog › Usa pruebas de color ISO para controlar el proceso de impresión

Newsletter

En nuestra publicación digital informática periódica, encontrarás artículos de interés donde descubrirás nuestras promociones y últimas noticias

23/10/2018 | Por proprint

Usa pruebas de color ISO para controlar el proceso de impresión

La Prueba de color es un documento que refleja las características colorimétricas de una impresión determinada la cual se realiza previamente a la impresión final del trabajo en cuestión, es decir es una muestra del producto conseguida a partir de un archivo informático mediante una impresora digital antes de que se imprima toda la tirada la cual suele efectuarse sobre papeles estandarizados fotográfico brillante homologado.

Actualmente los documentos son creados en pantallas de ordenador cuyas características pueden alterar la percepción del color, luminosidad y contraste del documento final pues los monitores usan colores aditivos (RGB) mientras que el documento impreso se consigue mediante colores sustractivos (CMYK) por lo que los colores que vemos en las pantallas de nuestro ordenador no son idénticos a los que veremos en el resultado impreso.

Todas las pruebas de color realizadas están certificadas bajo el estándar ISO (misma curva de color que las máquinas de imprimir). Dichas pruebas solo son recomendables para trabajos impresos en CMYK ya que las máquinas de pruebas de color no pueden reproducir con exactitud toda la gama de tintas Pantone.

De todas maneras hay diferentes factores a tener en cuenta y que influyen enormemente en la impresión final siendo el más importante el soporte a utilizar pues los diferentes grados de no-blancura del papel proporcionan distorsión en el resultado de impresión.

Así pues para obtener un resultado fiable aconsejamos utilizar las pruebas de color donde veremos el rendimiento cromático, así como revisar la secuencia de las páginas, su posicionamiento, textos y si la prueba de color es satisfactoria proceder a la confirmación de la impresión final y si en el momento de revisión de las pruebas se detectan inconformidades (de todo tipo) siempre estaremos a tiempo de modificar el archivo hasta que se ajuste a las expectativas deseadas. Esta es una herramienta imprescindible para conseguir un rendimiento cromático exacto al archivo o idéntico al producto final deseado.

Debes de tener en cuenta que las pruebas de color se entregan sin la elaboración final del producto (corte, encuadernación, plegado, plastificado).

Las pruebas de color son una herramienta que tiene su rentabilidad asegurada pues su bajo coste nos proporciona la seguridad de que nuestro impreso final se ajusta a nuestras expectativas de color y evita sorpresas (casi siempre desagradables) una vez la impresión está finalizada.

Configura tu producto en nuestra imprenta online y selecciona dentro de los servicios adicionales la opción prueba de color y asegúrate que lo que has encargado sea lo que quieres recibir.